Adiós a las oficinas bancarias: el futuro de la banca online

Durante el confinamiento por la pandemia, las sucursales bancarias mantuvieron el servicio solo por la necesidad de mantener el efectivo en circulación, trasladando el resto de servicios al entorno digital. En ese momento, los clientes descubrieron que no hay casi ninguna operación que no puedan realizar en cajeros automáticos o en Internet, provocando el cierre progresivo de las oficinas físicas.  

La banca del futuro será más digital, móvil e innovadora, llegando a su extremo con experiencias altamente automatizadas como el primer banco no tripulado. Descubre el papel de la firma digital en este nuevo modelo de negocio más autónomo y con experiencias orientadas al cliente.

 
El declive de las sucursales bancarias: un proceso constante de cierres desde 2008

El cambio en los hábitos de consumo causado por la pandemia se ha visto reflejado en el constante cierre de sucursales bancarias experimentado durante los últimos años. En España, la banca se ha deshecho del 60% de sus oficinas desde 2008, alcanzando en este momento el volumen más bajo en 45 años. 

Hace unos años la situación era bien distinta y las sucursales bancarias formaban parte de nuestro entorno urbano. Sin embargo, desde el inicio de la pandemia, cada vez es más difícil encontrar una oficina física en cualquier parte del mundo.

De igual forma que ocurrió con los buzones de correo o las cabinas telefónicas, la mayoría nos preguntamos si las oficinas bancarias correrán su misma suerte. La respuesta parece empezar a resolverse. Según diferentes estudios, los clientes afirman haber aumentado el uso digital de servicios financieros durante la pandemia, esperando segur usando canales digitales al mismo nivel ahora y en el futuro. 

La transición del sector ya ha comenzado. Las 4.000 sucursales que la banca española prevé cerrar durante este año dejarán su red en 18.400 oficinas, un 60% menos que en 2008, año en el que comenzó la anterior crisis económica.

Ninguna entidad, ni siquiera las más grandes instituciones nacionales, se salva del cierre de sus oficinas.  Por el momento, Caixabank ha previsto el cierre de 1.534 oficinas, Santander 1.033, BBVA 530 e Ibercaja 199. 


La banca del futuro va a ser una banca de experiencias 

El nuevo cliente muestra claramente sus preferencias por los servicios online y, cada vez más, busca nuevas experiencias digitales. En consecuencia, el sector financiero está explorando nuevos formatos con propuestas de valor basadas en la tecnología. 

El uso de la tecnología llega a su extremo con experiencias de entidades altamente automatizadas. Es el caso del primer banco no tripulado, que abrió su puertas en 2018 en la ciudad de Shanghái. Esta sucursal del China Construction Bank  es única en el mundo y está equipada con un software de escaneo facial, una sala de realidad virtual, robots que atienden las consultas de los clientes, hologramas y pantallas táctiles para el resto de las operaciones como pagos de facturas. 

No tenemos la certeza de que el banco no tripulado sea la nueva oficina del futuro, pero sí que los clientes van por delante en digitalización y la mayoría quieren que sus entidades avancen más rápidamente en la oferta de servicios y operativa digital.  

De entre todos los clientes, el segmento más crítico y exigente es el de los Millennials y Centennials, las nuevas generaciones llamadas a ser la principal fuerza laboral y de consumo de los próximos años. 

Sin duda, la tecnología está desempeñando un papel crucial en la creación de nuevas experiencias digitales. Su empleo abre las puertas para la creación de nuevas ofertas de valor porque está imprimiendo disrupción en el sistema financiero, permitiendo aprovechar las oportunidades de esta nueva era.


Firma digital en el sector financiero: mejora los procesos y la experiencia del cliente

Durante años, los clientes han tenido que acudir a su sucursal para firmar la emisión de un préstamo, la solicitud de una tarjeta de crédito, la apertura de una nueva cuenta o el aplazamiento de los pagos. Sin embargo,  la creciente demanda de experiencias digitales y servicios online y, por consiguiente, la escasez de oficinas, se han convertido en el verdadero catalizador de la digitalización de los procesos de firma en el sector. 

El analista Craig Le Clair afirma en un informe de Forrester Research que  “los servicios financieros ocupan el primer lugar en adopción y venta de firma digital”.

En el sector financiero, la firma digital se convierte en un elemento clave para desarrollar la propuesta de valor de la industria por varios motivos, como la diferenciación, la agilidad, la seguridad o la autonomía de los clientes para realizar operaciones en tiempo real. 

Conscientes de las necesidades particulares de la industria, Uanataca ha diseñado una oferta de soluciones adaptadas al sector financiero. Todas las soluciones de Uanataca son multiplataforma y se integran fácilmente vía API en cualquier flujo o proceso.
Además, las empresas podrán disponer de una amplia oferta de servicios complementarios entre sí, todo con un único proveedor. 

eIDAS y la importancia de la firma electrónica cualificada para banca y fintech

El Reglamento eIDAS es una de las normativas europeas que permiten un escenario propicio para que la industria financiera, un sector sujeto a un estricto cumplimiento normativo, pueda alcanzar el nuevo modelo. 

Sobre la regulación de la firma electrónica, el Reglamento eIDAS establece tres tipos con diferentes niveles de seguridad: firma electrónica simple, avanzada y cualificada. Y pese a que todas las firmas electrónicas son vinculantes, en el momento de su elección se debe tener en cuenta que solo la firma electrónica cualificada se sustenta como plena prueba. 

De la elección correcta del tipo de firma y del respaldo ofrecido por el proveedor dependerán sus garantías y su valor probatorio en caso de disputa. Para ello, debemos valorar el riesgo que estamos dispuestos a asumir y las garantías particulares que nos ofrece el proveedor.

La reciente sentencia 74/2021, mediante la cual la Justicia Española absuelve a la demandada del pago de un crédito que no fue firmado mediante certificado cualificado de firma electrónica, es un claro ejemplo de las consecuencias de escoger un tipo de firma inadecuado y de no contar con un proveedor regulado conforme al Reglamento Europeo eIDAS.

Nuestras soluciones aseguran el cumplimiento de todas las principales normas y leyes nacionales e internacionales sobre firma electrónica y protección de datos.


📧 Si necesitas asesoramiento sobre cuál es la solución de firma electrónica más adecuada para tu negocio, o quieres solicitar una demo de alguno de nuestros servicios, contacta con nosotros.


0 comentarios Deja un comentario
Un momento…
Deja un comentario
*Campos obligatorios
10 razones para cambiar a la firma electrónica La firma electrónica para una digitalización End-to-End (e2e)
Newsletter

Si quieres estar al día y descubrir nuevas tendencias en identificación digital, súmate y recibirás nuestra newsletter con artículos exclusivos sobre firma electrónica, certificación digital y otros temas de actualidad. Y para que no te pierdas nada, te mantendremos informado de fechas y eventos relevantes del sector.